lunes, 10 de mayo de 2010

MACK-MARTÍN ORTIZ

Martín Ortiz se estableció hacia 1905 como retratista en el estudio de Emilio Lange. Conocedor del malinchismo de los capitalinos y más de su porfiriana y adinerada clientela comenzó a firmar sus retratos de sociedad como "Mack". 

Entre 1909 y 1910, bajo este misterioso sobrenombre, trasladó su estudio al número 69 de la prestigiosa calle de San Francisco, la Zona Dorada de aquellos años. Bajo sus potentes reflectores, lo mismo captó retratos que hoy lidian con la cursilería
que las poses semi-eróticas de Lyda Borelli y Gyka, las estrellas eróticas de la época.  

En 1917 comenzó a colaborar en el semanario El Universal Ilustrado, donde dieron a conocer su efigie al lado de otros fotógrafos de esa casa editorial. Adaptándose al nacionalismo impuesto por los gobiernos ROBOlucionarios comenzó a firmar sus fotografías con su nombre y apellido, aun cuando su negocio, en el mismo número pero en la rebautizada avenida Madero, seguía siendo "Mack". 

En 1928 se sumó al grupo de fotógrafos pictoralistas que realizaron semidesnudos y desnudos acorde al nuevo ambiente que privada en las publicaciones. Por esos años se anunciaba como Fotografía Mack-Martín Ortiz. Retrató, para algunas revistas, a diversas estrellas de la época como la siguiente que apareció en 1932 en forma invertida pero que voltié para que se pueda apreciar bien la tiple Teresita Díaz. 
Para los primeros años de la primera época de la revista Vea (1934-1940), captó a varias artistas mostrando sus intimidades. En 1935, en esa publicación, dio a conocer el siguiente doble desnudo.
 
En 1937 se cambió al número 53 de la avenida Madero y su negociación fue cerrada un indeterminado día de los años cincuentas.

En 1992 hubo una reconocimiento de su obra con la exposición "Martín Ortiz, fotógrafo, el último de los románticos", que se montó en el Museo Estudio Diego Rivera, dentro del programa "Años 20's/50's. Ciudad de México". El texto del catálogo Martín Ortiz, fotógrafo, el último de los románticos (CONACULTA, 1992), estuvo a cargo de José Antonio Rodríguez.

2 comentarios:

Samelh dijo...

hola =)

me encantan las fotos de esas épocas, donde la nostalgia se repira en cada margen amarillento lleno de moho

que buen blog n.n

saludos,,, que este bien,,, bye ;P

MIGUEL ANGEL MORALES dijo...

Samelh:

Ya somos dos nostálgicos irredentos. Por eso puse un cabezal más acorde con los años amarillentos.

Bienvenido al blog.